Andrés Komatsu

"Creo que vivimos en un momento muy especial y que, por desgracia, no podemos hacer nada al respecto"

© Alice Brygo


El poder creativo de Andrés Komatsu es incombustible. Se mueve entre el campo de la música y el cine como pez por el agua, dando como resultado trabajos tan elegantes como profundos y reflexivos. Nosotros tenemos el placer de tenerlo con nosotros para que nos cuente sobre sus próximo y atrevidos proyectos que lleva entre manos.


Hola Andres, ¿cómo estás? ¿Cómo estás sobrellevando el confinamiento?


Hola, Alejandro. Estoy bien. Tengo la suerte de estar en excelente salud, mis amigos también y mi familia así que se puede decir que tengo todas las razones del mundo para ser feliz y ninguna para quejarme.

Hace poco que vivo en un apartamento en París que mide 10m², y me he acostumbrado muy rápidamente.

Viví durante 7 años en diferentes lugares de creaciones y producciones artísticas autogestionadas que abrí, participé en las aperturas o veces simplemente fui integrado. Así que aprendí a adaptarme a cualquier configuración del lugar.


Desde la última vez que hablamos, ¿en qué proyectos te has involucrado?


Estuvimos en 2016, mis actividades ha adquirido una dimensión visual bastante importante a la que he aspirado desde hace muchos años, pero no pensé que lo lograría. Fue necesario que el tiempo haga su trabajo y mucha determinación.

Empecé a centrarme en este aspecto cuando me convertí en diseñador gráfico, luego, manipulando las herramientas 3D y empecé a hacer películas.

Musicalmente perseguí lo que había comenzado desde mi salida en Nein. Todavía tengo objetivos por alcanzar.


© Samia Larouiche


¿Ha evolucionado mucho tu sonido desde entonces?


Sí, en cierto modo, y no en absoluto. Doy por sentado que el ser humano está en constante evolución. Por mi parte, siento que sigo adelante con lo que se ha iniciado. La sensación de hacer lo mismo pero mejorar sus contornos. Mi música es un cruce entre disco oscuro, slowtechno y electrónica. Lo era en ese momento y lo sigue siendo hoy en día, con la diferencia de que puedo dominar mejor las herramientas que me rodean y puedo jugar más fácilmente con melodías y combinaciones.



A nivel de producción, ¿mantienes los mismos instrumentos o has estado variando?


A menudo uso los mismos sintetizadores y a veces añado algunos nuevos, hace poco empecé a componer con instrumentos analógicos. Creo que mis ritmos son mejores. A veces mis remixes parecen piezas así que puede suceder que los prefiero a mis propias canciones.

¿Qué es lo que pretendes transmitir con tus sonidos?


Primero, «un state of mind» porque nunca pasan la barra de 108 BPM, pone inmediatamente en condiciones. La mayoría van entre 90 y 100 BPM. Tengo la pretensión de hacer música de club. Me di cuenta de que era difícil de concebir para la mayoría de la gente, por eso hemos creado el colectivo Chug Rave con amigos para «sensibilizar» (no creo que esta palabra sea bien elegida pero es la única que me viene a la mente) sobre este enfoque y esta intención que consiste en hacer bailar sobre música lenta.


Por mi parte, siempre he bailado lascivamente en este tipo de producción o ralentizando el tempo. Estoy disfrutando y prosperando mucho en este universo. Así que es totalmente normal para mí. Entonces espero que la gente que escucha mis canciones se divierta.


Háblanos de tu parte cinematográfica, ¿siempre te ha acompañado?


Desde que tenía ocho años descubrí películas con mis hermanos y mi hermana. Solíamos ir al cine todos los meses, al videoclub también y aprovecharlas para grabarlos. También hice mi educación con las películas programadas en la tercera parte de la noche, a los telefilmes fantásticos...


Logo : Simon Villaret


¿Cómo surgió la propuesta del corto “Le monolithe abandonné”?


Surgió como una evidencia. Muy pronto supe que iba a hacer películas, pero todavía no sabía cómo, ni cuándo ni con quién. Mis amigos y la gente a mi alrededor en el momento en que consideré esta historia me inspiraron mucho. Me encontré con este enorme bloque de poliestireno que nadie quería que se me ocurriera la idea del guión que escribí al principio, luego se desarrolla y reescribe una y otra vez porque tengo una técnica de trabajo en la que experimento mucho y me dejo llevar por mi subconsciente.



El trabajo de fotografía, iluminación y atmosférico, también a través de los sonidos, es una maravilla. Consigue que te adentres en ese mundo por un instante. ¿Cuál fue tu criterio a la hora de componer esta pieza?


Cuando consideré la posibilidad de hacer películas, supe muy pronto que sería «trabajo de estudio» y que, por otra parte, me iba a inscribir en este demarco para realizar «películas de estudio». Para llegar a este resultado fue necesaria una importante pre-producción. En primer lugar, fue gracias Fionn O'Toole que pudimos dirigir esta película porque fue él quien se ocupó de la fotografía y las luces. Hemos hecho varias reuniones para definir el código de color, las tomas, etc.


Hacer una película contemplativa ya era una intención desde el principio, por eso tiene esta atmósfera tan particular.

Helène Boissier fue la jefa de decoración y permitió que la película sea lo que es.


He confiado la música a Fatma Pneumonia y ya estaba implicado en este proyecto desde la escritura del guión.Compuso la música cuando el monolito sangra.

La parte atmosférica que transporta la película  es obra de Design Default. Llegó más tarde y estava buscando un sound designer pero al final su tacto y sensibilidad han aportado una materia más interesante y que sirve al relato. Al mismo tiempo queria que el ambiente fuera pesado, que se acerque al agua que atraviesa las canalizaciones.



Los personajes son interpretados por Cherry B Diamond, Samy Hedli, Agata Kay y Karl Die que hace la vos de Sheitan cuando regresa de «las colinas oscuras».

¿Qué querías expresar con ella?


No tengo ninguna respuesta que dar al significado del monolito, o a la naturaleza de las relaciones entre los personajes. Prefiero dejar que la gente haga su propia interpretación. Siempre he odiado las películas que toman a los espectadores por las manos y decirles lo que deben pensar o sentir.

¿Estableces alguna relación entre tu música y tu obra cinematográfica?


Para nada, son dos trabajos completamente diferentes. Uno sólo me implica a mí mientras que el otro integra a muchas personas y la dimensión narrativa está tan presente que sería difícil hacer un acercamiento con lo que yo compone.


© Olga Pham


¿Tu dirección va por este camino, donde cine y música se unen y entrelazan? ¿O prefieres seguir manteniendo distancia con respecto a cada campo?

Pongo la música en último plano. Prefiero concentrarme en mis películas y luego mi trabajo gráfico. No hay ninguna relación entre los dos, por eso confío la música a otras personas.


Háblanos de tus proyectos presentes y futuros, ¿en qué andas metido?


Realicé una película muy pequeña a principios de año que se titula «Les felûres de mon âme» (Las grietas de mi alma).

Estoy trabajando en ello ahora mismo. Es un monólogo interior expresado en voz alta.El personaje principal es interpretado por un amigo llamado Theo Berchet, que también hace movies. El trabajo de postproducción es importante, pero la película será más corta y muy diferente en su narración. Muchos elementos los acerca del «monolithe»


También estoy trabajando en un video clip para una artista española que me gusta mucho. Y si no, intento hacer todo lo posible para realizar mi próxima película a finales de año. Estoy buscando financiación, sin duda voy a tener que recurrir a una plataforma de financiación participativa porque me di cuenta que era difíciles de concebir y comprender (lo que estoy haciendo) para las instituciones que normalmente donan dinero para producir . Por desgracia, Francia no es un país benévolo con el cine de género.

Así que es un largo y complicado camino el que estoy tomando porque he decidido que no voy a cambiar la naturaleza de mis películas a ningún precio. Sin embargo, espero que algún día podamos entenderlos y amarlos por lo que son.


© Olga Pham


Dentro y fuera del círculo de música electrónica, ¿quién es una inspiración para ti?

Me puse a leer un monumento de la literatura esotérica y se dirá que es mi mayor inspiración en este momento, se trata de la «Doctrina Secreta» de Helena Blavatsky. Si no, le aconsejo a todos que lea los libros de Alexandra David-Neel que me encantan. Vi Blair Witch 2 durante el confinamiento, me hizo mucho bien.

Me encanta la música de Tim Hecker.


Respecto a la situación del C19, ¿cuánto te ha afectado, creativamente?


Todavía tengo mucho afecto por el Covid 19, me ha permitido emanciparme artísticamente. Allí escribí «El monolito abandonado». Lo dejé hace poco y ahora está en muy buenas manos. Tengo recuerdo agradable y estaré eternamente apegado a este lugar.

¿Crees que esta situación tendrá fuertes implicaciones sociales?


Creo que vivimos en un momento muy especial y que, por desgracia, no podemos hacer nada al respecto.

Me resulta difícil explicarlo sin hacer referencia a lo que atrae al ocultismo y a la importancia de los ciclos. Estamos atravesando un ciclo que no es muy agradable, pero una vez que se cruza todo irá para mejor. A veces estos ciclos puede durar 50 años y no es nada a escala planetaria, pero es mucho para una vida humana. Tenemos que aceptarlo.

He decidido emprender un camino espiritual y «el camino espiritual nunca es un camino de éxito, es siempre un camino de renuncia».


¿Qué tracks nos recomendarías para amenizar el confinamiento?


Idoru de Grimes.



Para terminar, ¿hacia dónde se encamina Andrés Komatsu?


Espero llegar a ese día en el que pueda mirar a la muerte a la cara, sonreírle y besarla con la boca llena porque sabría que, a pesar de todo, ella sólo quería lo mejor para mí. Ese miedo fue finalmente un malentendido


Andrés Komatsu

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com

  • unnamed (2)
  • unnamed (4)
  • unnamed (3)
  • Bandcamp-button-bc-circle-black (
  • unnamed (1)
  • unnamed (5)
  • unnamed