Artificiero

"Para mí la música es sólo una, independientemente del ropaje con el que se vista para penetrar en este mundo"


La trayectoria de Artificiero, cuya seriedad y rigor busca que la música vaya por delante del artista. Al igual que otros productores que se exigen al máximo, la búsqueda de Artificiero es producir música atemporal. Para ello, hemos tenido el placer de entrevistarle para hablar sobre su carrera, sus proyectos, y, sobre todo, de música.


Hola, ¿cómo estás? ¿Cómo ha empezado tu día?


Muy bien, gracias. El día lo he empezado con un café bien largo, como es habitual.


¿Qué es lo que más te gusta hacer antes de ponerte manos a la obra? ¿Tienes algún pequeño ritual inicial?

No. Normalmente cuando me pongo a producir ya tengo alguna idea bulléndome en la cabeza, así que procuro encender los aparatos tan rápido como me es posible para empezar a darle forma.

Cuando empiezas a trabajar, ¿sueles echar a menudo la vista atrás a tus anteriores trabajos?


No soy nada de mirar atrás en ningún sentido. Tampoco suelo escuchar mis propios discos a no ser que quiera chequear alguna pista o algún fragmento de cara al directo. Bastante los escucho ya cuando los estoy haciendo.


¿Cómo empezaste a interesarte por la música?


La música me ha interesado siempre, no recuerdo ningún momento fundacional ni ninguna epifanía. Obviamente he escuchado cosas a ciertas edades que me han abierto los oídos y me han volado la cabeza, pero lo que esos sonidos han hecho es expandir mis horizontes, no despertar un interés por la música que ya existía.

¿Y por la música electrónica?


Aunque provengo de la cultura rock, siempre he escuchado electrónica, o al menos música con un fuerte componente sintético. Kraftwerk o Tangerine Dream son un evidente punto de contacto entre ambos mundos, y ambos me gustan mucho. También el synth pop, el industrial o la EBM tienen mucho de actitud rock: el concepto de frontman o frontwoman, el desarrollo escénico. Es algo que se pierde en la cultura de club, donde el artista es más anónimo, lo cual tampoco es una mala cosa, por supuesto. La cultura de club tiene su propia liturgia y así debe ser. Pero a mí nunca me ha parecido incompatible disfrutar de King Crimson y de Óscar Mulero.


¿Y a tomártelo en sentido más profesional?


Bueno, yo no soy un profesional, ni por actitud ni por profesión. Soy lo que habitualmente se conoce como "semi-pro", que básicamente significa que uno tiene el mismo nivel de exigencia que un profesional pero no su remuneración.


¿Cómo ha evolucionado tu sonido?

No soy el más adecuado para decirlo porque requeriría un análisis cerebral por mi parte y yo hago música de forma intuitiva. Sí te puedo decir que, desde el punto de vista operativo, ahora utilizo más software que cuando empecé, y supongo que eso se refleja no sólo en el sonido sino en las propias composiciones. La primera decisión creativa que toma un artista, en cualquier disciplina, es la elección de las herramientas con las que quiere crear.


Si tu sonido pudiéramos expresarlo de otra manera, mediante una referencia o forma específica, ¿cómo sería? ¿A qué se parecía o cuál sería su referencia más directa?

Pues casi sería más fácil decir a qué no se parece. Mi forma de abordar la electrónica es muy heterodoxa, sobre todo porque, como te decía, no provengo de la cultura de club. Desde el punto de vista del canon del club soy un hereje. Así que lo que hago suele estar libre de los clichés que habitualmente se asocian a ese tipo de música. Esto, que puede parecer una ventaja, es todo lo contrario a la hora de llegar a un público que, con frecuencia, prefiere mantenerse en terreno conocido. Algo que unifica al público rock y al clubber (supongo que ocurre igual con el resto de estilos) es el gran número de elementos conservadores en sus filas que no quieren ni oír hablar de nuevas direcciones.


¿Qué nos puedes contar de tu paso por sellos como Discos Atónitos, Frigio Records…? ¿Qué has aprendido en cada uno de ellos? ¿Qué es lo que más admiras de cada uno?

Con Discos Atónicos tengo muchísima cercanía, no sólo porque me hayan editado dos álbumes, sino porque Elena/Alienata y yo somos amigos desde hace la tira de años, mucho antes de que se estableciera como dj profesional. Así que hay un amor personal que va más allá de lo musical. Y el hecho de que inaugurara su sello conmigo, un tipo totalmente desconocido dentro del circuito del club, proveniente de bandas de rock psicodélico, y que además hace una electrónica rara, hace que le esté enormemente agradecido y demuestra su valentía. En cuanto a Frigio, con ellos sólo he publicado un track en un recopilatorio, pero tengo también muy buena relación con su capo, Juan Pablo. En ambos casos me parecen labels dirigidos por verdaderos melómanos, con un concepto arriesgado de la electrónica y con pasión por lo que hacen. De esos sellos que hay que reivindicar y apoyar.


Háblanos de tu último disco, "Sick Musick Is A Healing Force”, ¿cuándo nace? ¿Cuándo sientes el impulso de escribir este disco?

Suelo producir música regularmente, por lo que, cuando termino un track, a priori no sé si acabará formando parte de un álbum, de un recopilatorio o en la papelera de reciclaje. Únicamente cuando tengo una colección de piezas es cuando empiezo a ver el cuadro en su totalidad, y ahí sí tengo que apreciarles una cualidad unitaria para que formen parte de un álbum. A diferencia de mis dos primeros discos, "Masa negra" y "Disco Tantra", cuyos temas fueron producidos a lo largo de bastante tiempo, "Sick Musick Is A Healing Force" surgió en un espacio temporal bastante corto. Supongo que eso les da cierta cohesión aunque sólo sea porque la figura mental en la que fueron creados fue similar.



¿En qué te fijas a la hora de dar forma a tu sonido? ¿Dónde sueles poner el acento?

No tengo método en absoluto. Como te decía hago música de forma intuitiva, lo que significa que unas veces el foco está puesto en la parte rítmica, otra en las texturas y una tercera en cualquier otro elemento. En lo que nunca pongo el foco es en la melodía. En general no me gustan los elementos melódicos dentro del club, y procuro evitarlos.

¿Hay algún track del disco que sientas predilección?


Depende del momento. Desde el punto de vista rítmico, "Involuntary Yoga". Como experiencia psicodélica, "Djinns". Para practicar magia negra, "Black Witch". Para otros esoterismos, "Psychonic Energy". Para ser succionado por un agujero negro y transportarse a otros confines del universo, "Sick Musick Is A Healing Force".


¿Cuál es tu criterio musical a lo largo del disco?

Suelo decir que lo que hago es electrónica esotérica. Que para mí significa que la música tiene que tener un sentido de "algo más", entiéndase lo que se entienda por esta definición. Pero tiene que ser "esto más alguna otra cosa", provenga esta cosa del universo subjetivo de la persona que escucha o del mundo externo a él. Si lo que hago no contiene ese elemento lo descarto, es la única condición que me autoimpongo.


¿Te te llegado a afectar creativamente el confinamiento?

Supongo que te refieres al arresto domiciliario, que es como deberíamos llamarlo. Como todo el mundo he tenido más tiempo para hacer música, pero las medidas draconianas que se implantaron no me han bloqueado creativamente. No puedes dejar que tu psique esté gobernada por el prójimo.


¿Con qué música estás obsesionada actualmente?

Procuro no obsesionarme con nada. Sigo escuchando estilos muy diversos que van desde el metal hasta el bolero, pasando por el rock psicodélico, el gamelan, la electrónica o el jazz, por poner algunos ejemplos. Para mí la música es sólo una, independientemente del ropaje con el que se vista para penetrar en este mundo.

¿Crees que después del evento Covid-19, la industria de la música cambiará?

Cambios en la industria de la música ha habido siempre y seguirá habiendo, con o sin Covid-19. Pero si algo ha demostrado la industria a lo largo de los años es su capacidad camaleónica, su cintura para adaptarse a cualquier cambio para que todo siga igual. El paso de la venta de soportes físicos a las plataformas de streaming digital, por poner un ejemplo, ha seguido perpetuando el modelo de explotación que ha caracterizado a la industria musical desde siempre. Por supuesto hablo de multis, majors o macrofestivales, que son lo que se considera "Industria" con mayúsculas. Los sellos, promotoras o clubes independientes suelen estar llevados por personas que trabajan con una ética diferente.


¿Qué lección debemos aprender de esta parálisis?

Que la libertad es tanto o más importante que la seguridad, y que el miedo es un mal compañero de viaje.


¿Cuáles son tus proyectos presentes y futuros?

Pues con lo incierto de los tiempos que vivimos y lo difícil que es planificar, mi proyecto presente es servirme un whisky. Y de cara al futuro, bueno, cuando lo termine quizá me sirva otro.


Artificiero

BandcampFacebook

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com

  • unnamed (2)
  • unnamed (4)
  • unnamed (3)
  • Bandcamp-button-bc-circle-black (
  • unnamed (1)
  • unnamed (5)
  • unnamed