INTERVIEW: Iker Castillo Fernández a.k.a. Cosmic Anomaly

Actualizado: 27 sept 2021



Cosmic Anomaly va más allá de cualquier estilo… La evolución musical de este prodcutor y melómano tan singular, siempre ha estado abierto a giros creativos, en su incansable búsqueda por transmitir un sonido honesto, y sobre todo, de hacer llegar un mensaje unificador, de hermandad, en la escena. Así que aprovechamos para hablar con él sobre sus referencias, su trabajo en el live, y sus proyectos presentes y futuros.


Hola bonico, ¡gracias por la entrevista! ¿Cómo estás? ¿Cómo ha afectado la

situación de la pandemia a tu proyecto y cómo has conseguido sacarlo adelante?


Estoy maravillosamente compañeros.

Podría decir que la pandemia ha sido el impulso que necesitaba para sacar varios

proyectos adelante, especialmente a nivel artístico. Así que por ese lado no tengo nada

negativo que decir sobre la situación, ya que he tenido tiempo de parar, reflexionar,

ajustar, analizar y cambiar. Digamos que he tenido tiempo y lo he sabido aprovechar,

dejando todo listo para cuando nos comencemos a dinamizar poco a poco de nuevo.

Uno de los que más me ha costado sacar a delante ha sido el Blog que recién he

estrenado sobre psicología y “alrededores”, donde mayormente hablo de neurociencias

y he recibido el apoyo de personas muy sabias como profesores y profesionales, así

como el de compañeras y amigos. Se puede encontrar en

https://proyectpsyche.wordpress.com


Se puede encontrar


¿Qué puedes contarnos de tu concepto de live? ¿Qué quieres transmitir?


Creo que el Live act es compartir, conectar y exclusividad. Me explico. Mi live es pura

música de baile, algo tan aparentemente sencillo como un instinto primigenio de

moverse al compás de una serie de sonidos a diferentes frecuencias y patrones rítmicos

y melódicos. Pero es esa “sencillez” la que me hace disfrutar el directo, una creación

propia y única en el momento donde soy yo, antes que el público, el que está

experimentando tomando una serie de decisiones o, en ocasiones, simples impulsos que

me llevan a construir, deconstruir y en general desarrollar ese momento único en el

tiempo que no se va a volver a repetir en ninguna otra sala, ni en otro evento ni con las

mismas personas.


Comparto con las personas un momento único, conecto con ellas a través de lo que yo

siento en ese momento, llevando al público de lo más alto a lo más profundo, y todas las

personas somos partícipes de un momento que no se va a volver a repetir en el tiempo y

que tal vez no se vuelva a escuchar, ya que nunca grabo los lives, son exclusivos del

momento, de las personas y de la sala.


A todo esto, ¿cómo te metiste en la música y en concreto, en la música electrónica?

¿Cómo logras compaginarlo con tus estudio de psicologia?


Comencé a introducirme en el mundo de la música electrónica como tal cuando tenía

alrededor de 14 años – antes de esa edad escuchaba D&B, garage, dubstep y los otros

treinta estilo que acaban en –step; casi todo de UKF y aquél círculo –. Por aquella época

solo pensaba en pinchar y hasta los 18 años no encontré realmente lo que sería la raíz de

un sonido que ha ido evolucionando conmigo hasta hoy en día. El techno.

Acabé en un estudio de música en Madrid con Prompt Live, un artista con un bagaje

muy grande y una serie de referencias reconocidas – y alguna que otra premiada – del

que aprendí lo que soy hoy en día. Fue la primera persona que me dilucidó con la idea

de que la música electrónica no solo tiene por qué ser pinchada, sino creada en directo;

de manera única y genuina dando forma encontrando en ocasiones por accidente tu

propio sonido durante el desarrollo de un Live act. Además aprendí que mi propia

inspiración para hacer este tipo de actuación musical en vivo se encuentra en 3

preguntas clave: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién?


A día de hoy la idea de Live Act ha evolucionado mucho para mí, y es verdad que ha

requerido más tiempo trabajar con ciertos aparatos intentando alcanzar una serie de

ideas para llevarlas más adelante a la pista de baile. Pero no veo incompatibilidad entre

mi faceta artística y académica pese a todo. Sí es verdad que le voy dando más

importancia a una u otra según el momento, saber priorizar es la base de mi

organización. Actualmente estoy colaborando en un grupo de investigación sobre

psicología cognitiva de mi universidad, llevo un blog de neurociencias principalmente,

estoy realizando un curso de experimentación animal y bueno, las propias clases de la

universidad. Pero todo ello no me supone un gran inconveniente ya que se trata de,

como he dicho antes, saber qué y cuándo priorizar.


¿Por qué te decantaste por los lives?


Nunca me llegó a gustar trabajar con Pc o el portátil ya que, pese a dar resultados muy

ricos a nivel sonoro, siempre he visto una limitación a la hora de trabajar con ellos.

Especialmente en el momento de “humanizar” la música, ya que utilizando hardware el

toque es mucho más personal, íntimo e inesperado que lo que me pueden ofrecer las

computadoras. Trabajar con hardware me permite ser mucho más flexible, creativo y

muchas veces aleatorio donde en más de una ocasión durante el directo – o bien en el

estudio – me he topado con esos “happy accidents” propios de las máquinas que utilizo,

y personalmente creo que le da mucha riqueza y valor tanto a la producción como al

live. También me gusta el hecho de que cada live set es diferente y puedes requerir de

distintos aparatos; cambiar uno por otro, añadir uno extra, quitar algo…De alguna

manera puedes, o bien trabajar con la filosofía de “menos es más” (personalmente es la

mentalidad con la que suelo trabajar), o conectar muchos aparatos y utilizar menos de la

mitad de ellos. Da mucha flexibilidad dependiendo del tipo de live act que quieras

realizar y lo que quieras transmitir.


¿Crees que falta cultura de live? ¿A qué crees que es debido?


En general creo que falta cultura. El live entra dentro del saco como corriente

artística/musical. Existen una serie de variables, al menos por estas latitudes, por las que

el live no ha sido uno de los movimientos más conocidos. Con esto no digo que haya

pocas personas que se dediquen a ello, es más, aún me sorprende la cantidad de

personas que me dicen que están aprendiendo o llevan mucho más bagaje desde hace

eones.


Personalmente creo que para hacer live, primero hay que conectar con la idea de querer

transmitir algo a través del sonido y tener ciertos conocimientos técnicos, luego

encontrar los medios físicos para poder montar un set up que te permita realizar la

actuación y, por último, un lugar donde poder hacerlo. Creo que el problema radica más

a la hora de disponer de un lugar donde poder realizar estos lives. Si bien existen

propuestas en diferentes centros culturales, espacios multiusos, salas o clubs, el número

de artistas a los que se les da acceso a estos es escaso. Otra variable puede tratarse desde

el plano económico, no siempre va a ser una inversión cara, y no siempre va a ser

barata, depende de la economía de cada persona el hacerse antes o después con cierto

equipo. Desde mi punto de vista, los actos culturales que intentan dar visibilidad a

corrientes más vanguardistas o modernos se realizan para círculos cercanos de personas

que ya se suelen conocer entre ellas y, si de lo que se trata es de dar a conocer esta

corriente a un público no especializado, hacerlo para unos pocos no es la manera más

inteligente. Podría continuar dando variables, pero también me gustaría el lector opinase

cuales son los otros motivos por los cuales esto no es tan conocido aquí, como puede

serlo en otros países.


¿Piensas que has cambiado mucho en tu forma de trabajar, así como en la

selección musical, desde que empezaste?


Absolutamente sí. Tanto ha influenciado la música en mí que hasta me ha hecho

mejorar a la hora de trabajar en mis temas de psicología y viceversa. Existe una especie

de simbiosis entre los dos bloques.


Con el tiempo he sido consciente de que la selección musical ha sido más refinada y lo

he podido apreciar en la pista de baile, sobretodo cuando he hecho algún Dj set.

También he agudizado mucho el oído y las ideas a nivel rítmicas y melódicas, creo que

tengo una riqueza muy grande cuando estoy inspirado creando una pieza o cuando estoy

escuchando otra de algún artista. Mente muy abierta, dejándome sorprender y siempre

viendo oportunidades en cada sonido.


¿Cómo ves el futuro de la industria musical y el ocio nocturno? ¿Piensas que

aprenderemos algo de esta situación que nos ha afectado a todos?


Creo que en Valencia se está gestando algo grande que, si no nos subimos ahora al

carro, nos vamos a arrepentir en un futuro. Así que toda persona interesada en conocer

este mundo, introducirse, bailar, compartir y crear, por favor, os esperamos con los

brazos abiertos.


Esta situación ha sido una dura lección en muchos aspectos. Una lección por la fuerza a

la que hemos sido expuestas todas las personas sin discriminación alguna.

Si nos centramos en el ocio nocturno, me da pena pensar los clubs que han tenido que

cerrar sus puertas y de los que han estado a punto de hacerlo, porque detrás de todo ello

no hay ni más ni menos que personas intentando salir a delante. También creo que este

tiempo ha sido de reflexión, y que el parón va a hacer que ciertas personas y colectivos

tomen decisiones más sabias con respecto a quién sabe qué. Pero una cosa es segura, y

es que se lleva gestando algo desde antes de la pandemia, que ha dado tiempo a pararse

a pensar y que después va a explotar algo a nivel cultural que nos va a afectar a todas las

personas.


¿Qué te hace feliz en este momento? ¿Puedes desvelarnos algún proyecto presente o futuro?


Resulta que hace no mucho contacté con…No recuerdo, Chromatic o algo así. Les comenté algo de grabarlos haciendo una pequeña entrevista para un documental sobre algo de la escena underground de Valencia y no se qué con otros artistas y colectivos. También algo de un EP. Quién sabe…


Cosmic Anomaly