Marco Roehrich [Laut]

"La cultura del «todo gratis» es muy peligrosa"

Dentro del panorama de clubs de Barcelona, la sala Laut se presenta jugosa y estimulante para todo melómano que se precie. Su programación, cuidada hasta el último milímetro, y una infraestructura pensada para focalizar la música y a aquellos que la hacen posible, la convierten en una referencia a tener en cuenta en el mapa de la ciudad. Marco Roehrich es quien está detrás de este enorme y singular proyecto que, como su admirado director de cine, Jean Pierre Melville, pretende expresar lo máximo con lo mínimo.


¿Cuál fue tu primera incursión en el mundo de la música?


No tengo ninguna anécdota que pueda contar así que diría que mi primera incursión en el mundo de la música ha sido como mero consumidor ya sea escuchándola desde la mini cadena del coche, asistiendo a conciertos, como clubber o yéndome a festivales con los colegas. Siempre ha sido una parte muy importante. En definitiva por pura diversión y no fue hasta hace unos años cuando inicié el proyecto de Laut que empecé a interesarme de un modo más riguroso.


Dentro y fuera del círculo de música electrónica, ¿qué o quién es una inspiración para ti?


Dentro del circulo de la música electrónica Nein Records. También el ambiente de clubs de pequeño aforo como los berlineses Paloma Bar o Farbfernseher. Una enorme pena que este último haya tenido que cerrar el año pasado a raíz de no poder hacer frente a la subida del alquiler.


Fuera del circulo de la música electrónica me inspiran las personas que son coherentes entre lo que dicen, hacen y piensan. No siempre es fácil alinear estos factores y cuando lo están es inspirador. También el cine de Jean Pierre Melville, su capacidad para expresar lo máximo con lo mínimo lo peta.


En su momento, ¿qué colectivos y promotores habían? ¿Qué te gustaba de cada uno? ¿Qué aprendiste en esa época?


Soy demasiado joven para poder contestarte a esta pregunta aunque tengo la sensación de que años atrás había más margen de maniobra a la hora de poder montar cosas y expresarte, tal vez estamos más cohibidos que antes y creo que se nota. Hay demasiadas reglas, restricciones y burocracia.


¿Qué te llevó a convertirte en promotor? ¿Cómo surgió la oportunidad de profesionalizarlo?


Las ganas de convertir mi trabajo en algo que me gusta mucho y en este sentido ponerme del lado de los que lo organizan me atraía mucho, nunca lo había experimentado.



¿Cómo nació Laut? ¿Por qué decidiste embarcarte en este proyecto?


Laut nació cuando hace varios años dejé el trabajo en el que estaba embarcado porque me di cuenta de que no era mi sitio. Necesitaba un cambio de aires así que lo dejé sin más y estuve unos meses cobrando el paro. Al poco tiempo resulta que quedó huérfana una sala que mi familia tenía, vinculada inicialmente a otro proyecto. Se planteó entonces la posibilidad de hacer algo con ese espacio. Tuve claro que allí había que montar un club.

¿Cuáles fueron las dificultades iniciales para llevarlo a cabo?


Las dificultades iniciales fueron en primer lugar el total desconocimiento del sector musical, tanto de las personas que la componen como de su funcionamiento. He aprendido y sigo aprendiendo sobre la marcha y por suerte desde bien pronto pude conocer a las personas adecuadas, tocando así las teclas correctas.


En segundo lugar todo el aspecto vinculado a la insonorización del local y limitación de decibelios, es un tema tan fundamental como complejo.


¿Es Barcelona una buena ciudad para desarrollar este tipo de propuestas?


Sí que lo es porque hay una escena de música electrónica de enorme calidad y con ganas de hacer cosas. También, aunque creo que le falta una marcha o dos, porque tenemos a un público con cultura de club que sabe a lo que va.


Pero desde el lado legislativo, estamos a años luz de serlo respecto a otras ciudades europeas. Todo se basa en el prisma de si un club o sala de conciertos es o no cultura y necesario e imprescindible para una ciudad. Que suma en vez de restar porque una ciudad sin buenos clubs es peor ciudad. Igual que lo es sin buenos cines, buenos restaurantes o buenas librerías. Si cambiamos ese enfoque estoy seguro de que todo irá mejor y podrán nacer más propuestas enriquecedoras.


Es cierto que este tipo de actividad tiene un impacto y a veces puede generar tensión con los vecinos, pero busquemos soluciones de convivencia y pongamos los recursos necesarios en vez de cortar las alas, no olvidemos que todos estamos en el mismo barco.


¿Cuál fue la primera fiesta que hiciste en Laut? ¿Quién era el artista? ¿Cómo te fue y qué aprendiste de ello?


La primera fiesta fue el 27 de enero de 2017, el día de la apertura de la sala y actuó Pye Corner Audio.


Fue la inauguración y había algo de expectativa así que nos fue muy bien. Por otro lado era una fiesta de Lapsus previa al festival que organizaban, no podría salir mal. Aprendí que las cosas no suelen ser como uno se las había imaginado así que lo mejor es estar centrado en el presente.


¿Cómo definirías tu trabajo?


Velo por la subsistencia de la sala. A veces es un marrón.


¿Cómo se produce un evento? ¿Qué elementos se tienen que dar para llevarlo correctamente adelante? A nivel de producción creo que lo primero es ponerle pasión porque cuando la hay se nota. Los detalles están cuidados y la experiencia tiene otra dimensión. Tener una visión 360 grados de todas las partes implicadas es muy importante también, para que todo esté alineado. Creo que eso es importante y marca la diferencia.


¿Cuánto ha cambiado Laut desde el inicio hasta ahora?


Como propuesta creo que no ha cambiado mucho, siempre hemos tenido muy clara la línea a seguir y a pesar de haber pasado por épocas duras se ha sido fiel a la idea inicial y no la hemos cambiado demasiado. Siempre he pensado que las cosas sólidas se construyen con perseverancia y con una visión a medio plazo. Buscar resultados a corto plazo, a la larga es perjudicial.


En lo que sí ha cambiado Laut desde el inicio es en el hecho de que siento que cada vez más se nos tiene en cuenta a la hora de escoger un plan en Barcelona. Hemos recibido mucho apoyo, que va en aumento y estoy tremendamente agradecido.


¿Crees que esta figura, la de promotor, no se valora como merece?


Por comentarios que escucho a veces tengo la sensación de que parte del público se piensa que nos estamos forrando y de ninguna manera es así. Sería interesante que supieran lo que cuestan las cosas, de todo el trabajo que hay detrás y por consecuente por qué una entrada o bebida tiene tal precio. De esta manera seguro que le darían más valor a lo que están comprando/consumiendo. La cultura del “todo gratis” es muy peligrosa.


Para ti, ¿qué es un buen promotor? ¿Qué es lo que le hace en buen promotor?


Diría que un buen promotor es aquel capaz de conectar al artista con el público. Su capacidad en traer a las bandas, DJs o artistas que conecten con el público y dotarlo del contexto idóneo.



¿Qué consejo darías a los jóvenes promotores y djs que están empezando?

Sinceramente no creo que sea quien para dar consejos… Aunque sí que les diría que hagan lo que les dé la gana sin importarles mucho lo que puedan opinar lo demás y que sean ellos mismos. Que no pierdan su personalidad.


Desde que empezaste en todo esto, ¿ha cambiado mucho tu gusto y criterio musical? ¿Por qué te decantas ahora?


No ha cambiado mucho, aunque sí es cierto que a base de indagar y profundizar más, mi gusto musical síf puede haberse visto influenciado y ahora todo lo que no son sonidos más “undergrounds” por así decirlo, me chirrían mucho más. Años atrás era más tolerante a lo mainstream.


¿Cómo dirías que está el panorama nacional en estos momentos en cuanto a salas, DJ’s, etc?


En cuanto salas es mejorable, creo que faltan salas bien equipadas y bien tratadas acústicamente. Sobre todo las de pequeño aforo, que son clave para el desarrollo de talento ya que en ellas se inician las bandas emergentes, artistas o DJs que más tarde actuarán en salas más grandes o festivales. The Beatles comenzaron actuando en salas pequeñas, si estas desaparecen estamos jodidos. En este sentido echo en falta más ayudas para que puedan subsistir y estar mejor equipadas.


Afortunadamente DJs y colectivos los hay y muy buenos, creatividad y ganas de hacer cosas no faltan.


¿Sientes afinidad por algún género musical en cuestión?


El techno es sin lugar a dudas el que me hace sentir más cosas.


¿En qué más proyectos estás involucrado?


De momento solo tengo la cabeza puesta en Laut. El proyecto aún es joven y hay mucho camino por recorrer.


¿Cómo sobrellevas el confinamiento del C19 con tu trabajo?


Pronto llevaremos dos meses con la sala cerrada y aún no sabemos cuándo podremos volver a abrir y bajo qué condiciones. Es una situación desagradable y económicamente tremendamente delicada. Pero aunque sea difícil trato de quitarle hierro al asunto, además, de vez en cuando va bien parar un poco y tomar distancia, y esta es una buena oportunidad.


¿Ha influido esta situación en tu perspectiva creativa? ¿A qué implicaciones sociales y musicales crees que puede conducir esta situación?


Mi perspectiva sigue siendo la misma pero igual que ha quedado demostrado que la sanidad requiere mayores recursos y debe salir reforzada a toda costa, también que la música y cultural en general no es prescindible y menos en tiempos de crisis como algunos quieren hacernos creer. Es más necesaria que nunca y por lo tanto el gobierno debe tenerlo en cuenta a la hora de crear incentivos para generar consumo como por ejemplo lanzar un bono cultural que fomente el consumo de estos bienes, que son de primera necesidad. En Alemania la han considerado como tal y no veo porqué aquí no lo es. Un bono cultural sería una medida efectiva a la hora impulsar la economía y arropar a la música.


¿Qué tracks nos recomendarías para amenizar el confinamiento?


Recomendaría algunos tracks con mucha energía:


Shed - B1 (Anfang Und Ende):




Alejandro Molinari - Discoteca Mexicana (Disconnected & Roliva Remix):



Koenig Cylinders - Carousel:



Ebi - Sou:



Doctor’s Cat - Feel The Drive:



¿Puedes contarnos algo sobre tus proyectos actuales o futuros?


Actualmente estoy centrado en Laut, hay que consolidar el club y estamos recién empezando con Laut Concert, la vertiente de conciertos de la sala antes de las sesiones de club, de la que tengo muchas ganas y esperanzas puestas.


Respecto a proyectos futuros, ya se irá viendo aunque he de decir que me encantaría aprender a editar discos y entender todos los procesos que lo componen. Y quién sabe un día montar un sello. Mi madre es editora y he crecido dentro de una editorial, literal, ya que tenia el despacho montado en casa. Por otro lado durante varios años estudié producción de cine y en cierto modo están bastante relacionadas estas tres cosas, cada una en su terreno. Creo que me he empapado de ello y siento que hay algo allí que me apetece mucho.


Laut Soundcloud | Facebook | InstagramWeb

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com

  • unnamed (2)
  • unnamed (4)
  • unnamed (3)
  • Bandcamp-button-bc-circle-black (
  • unnamed (1)
  • unnamed (5)
  • unnamed