REVIEW: El sello de Barcelona HOUSE OF (S)PUNK presenta su primer compilatorio



El sello de Barcelona HOUSE OF (S)PUNK, fundado por La Fraicheur y casa de la joven escena electrónica queer de la ciudad condal, nos ha demostrado, en su breve recorrido, por una clara apuesta por una tipología de productores musicales, que si algo les caracteriza, es su irregularidad, centrados en su búsqueda de múltiples caminos inestables y que, capeando el temporal, cosechando éxitos e incorporando todo aquello que la experiencia les brinda, emergen como de sopetón con propuestas tan singulares y sorprendentes como lo es la de su propia trayectoria personal. Trabajan atentos para detectar cuándo es el momento de entrar en el estudio con los artistas para ponerlo todo patas arriba...


En este primer compilatorio del sello, compuesto por 5 cinco tracks, que son también cuatro choques de culturas, de ritmos y de cadencias, como es característico del sello, encontramos mucha psicodélia, mágia y enjoy salvaje. Los tracks están formados por productores de la talla del performer y productor queer, cyborg y transespecie de Barcelona, MANEL DE AGUAS, que nos trae un track Diving In The Club que es un viaje sin retorno. O el colombiano LEDUQ, también conocido como Rebel Bunnie, es une artiste, DJ y productore cuyo sonido puede describirse mejor como High Faggot Techno, y que este track: Rebel·lia, es toda una oda rave a un mundo sin diferencias. Le sigue AC2, (pronunciado “Acidos” en español) compuesto por la catalana Roser y el letón-catalán Igors, cuyo track Who Dat, elevado de BPMs, celebratorio y contundente que es toda uan declaración de intenciones de su sonido sucio, juguetón y enérgico. A continuación, el productor inglés, DRAZZIT, con su Robotika, nos lleva al trance más relampagueante, que busca tan pronto liberarnos como sumergirnos en un viaje emotivo. Por último, la productora de Barcelona Lola Kay, nos ofrece un tema: Not A Goodbye, de un electro descarado, infundido con un toque de new-wave a tope de sintetizadores, y que cierrta este Vol.1 vertiginoso, que se mueve con una progresión de acordes que son como bombas de serotonina, y alguna pincelada melódica, que hacen un conjunto brillante. Los tracks tienen fuerza y saltan por encima de las convenciones imperantes, sabiendo cómo eludir la crudeza y oscuridad más recurrentes, buscando el baile pero sin trucos previsibles y sin sobrepasar un nivel comprensible de experimentación apto para la pista.



El nivel de producción de estos chicos es intenso pero, en cambio, el cuidado de los sonidos que lanzan está a la altura de los que hacen las cosas porque quieren y con el tiempo que realmente necesitan. De ahí que se trate de producciones que al acercarte con detenimiento te quedes atrapado por el halo que desprende: raruno, singular y, aquí viene lo mejor, potente, magnético y bailable. Beats que marcan pero sin cargarnos , un toque oldschool (auténtico), sintetizadores algo excéntricos y un tono general más bien alegre y festivo, son algunas de las adjetivaciones que podemos sacarnos de la manga si queremos describir esta propuesta renovadora.


Cada productor resume en este compilatorio sus intenciones, buscando la novedad sin perder la nostalgia, que juega con el género pero sin caer en trucos previsibles, ni tampoco en la arrogancia de los que se enrocan en un género o manierismo para demostrar que tienen personalidad. Para alcanzar la simpleza y la lucidez se requieren, paradójicamente, experiencia y capacidad de saber liberarse de la limitación de los condicionamientos, y este primer compilatorio es una saludable muestra de ello.


BUY