Orco

Actualizado: mar 22

"Pinchar es mi mejor terapia"

Pic: Katarina Švestková


Ecléctico, impulsivo y un devorador de discos donde los haya, ese es Orco, dj y productor, capitán del sello Fill-Lex Records, proyecto con el que abre fronteras, introduciendo, aportando y consolidando en Valencia un sonido que sobrevuela Europa y que se extiende como un virus, pero que también es una filosofía, una actitud frente a la vida: arriba el ritmo, abajo las diferencias. Próximamente lo tendremos en el enorme cartel de Ombra Festival.

¿Cómo llegaste a la música?

Llegué a la música gracias a mi padrastro. De pequeño nos enseñó a mi hermanastro y a mí, toda una educación sentimental alrededor del vinilo. Cuando jubiló el tocadiscos yo le pedí que me lo dejara, que era un momento en el que empezaba a escuchar música punk y metal. Él me enseñó mucho hard rock de los 60, aunque también escuchaba mucho cantautor español, clásica y jazz. Fue la persona que consiguió sugestionarme con los vinilos, hasta que me regaló el tocadiscos, y ahí fue cuando empecé a escuchar la música que yo coleccionaba.


¿Y la electrónica?

La electrónica me ha pillado de mayor. Yo empecé a pinchar electrónica tarde, antes pinchaba rock y post punk en el Magazine o el Zombie. Cuando era joven, la electrónica que ofrecía la ciudad era principalmente el drum n bass o el techno demasiado plano o minimal. No me identificaba con ello. Cuando empecé a juntarme con David Pilan y Carlos Olivares, nos enseñamos mucho ebm (que era un estilo que nos flipaba a los tres), un tipo de electrónica que me gustaba, tirando al industrial, con más percusiones e intensa. A partir de ahí empecé a comprarme muchos más discos, (ya tenía unos cuantos pero más tirando al synth wave y 80’s) hasta que un día me animé a ponerlos. Pero vamos, las primeras sesiones iban al corte. Ponía desde Soft Moon a cosas más ochenteras.


¿En Valencia no había mucha escena de ebm e industrial en aquél momento, no?

Sí que ha habido, pero más en el ámbito punk y el rock and roll. Como la gente de La Residencia, que nos conocimos con quince o dieciséis añitos, y ahora rondamos ya los cuarenta, ¡así que imagínate si ha llovido! Con ellos montábamos conciertos en casas ocupas, con bandas de punk buenísimas. La electrónica más periférica, el ebm, industrial o cold wave, siempre ha estado más cerca de estos círculos, que de las escenas marcadamente electrónicas. Era un ambiente que se retroalimentaba, porque muchos de los amigos hacían música, otros tenían sellos… Todo esto gracias a ellos y a tener un trabajo, como el de bibliotecario, que me permite seguir currando e investigando, aparte de tener unos amigos que saben muchísimo, con los que nos hemos influenciado mutuamente. No voy a tildarme de erudito, ni mucho menos, yo no tengo ni puta idea. Esta experiencia me sirvió para darme cuenta de que, en el ámbito de la electrónica, había mucha más música que el techno o lo que generalmente se publica, aunque el círculo de estas propuestas sea más minoritario.

Valencia es una ciudad que tiene mucha cultura musical, donde encuentras publicaciones, colecciones y ediciones muy, muy particulares. Me di cuenta de ello al trabajar durante un tiempo en Flexidiscos, con mi ex socio Óscar. Ahí aprendí mucho también, la tienda fue un punto de inflexión en mi vida.


¿Te consideras un melómano?

Para nada, no soy un psicópata de las ediciones. Me gusta la música. Prefiero ahorrar en ediciones coleccionistas e invertir en comprarme más discos. No he sido muy obsesivo, pero sí por tenerlos, por poseerlos todos. Pinchar fue una forma de recuperar todo el gasto invertido en discos…


¿Cuándo empezaste a pinchar?

Empecé a pinchar Magazine y Zombie, después en Play, en alguna fiesta en concreto, la primera fue con Tvnel, Antiguo Réginen, Aviador Dro y en la postfiesta me estrené compartiendo cabina con Fan Lenaers (me temblaban las manos recuerdo), esta fue la primera más electrónica a finales de 2013.

Pero no fue hasta que conocía a gente que le gustaba la línea ochentera enfocada a la pista, cuando empecé a pinchar en Miniclub junto a Antoni Baus, Carlos Olivares, y David Pilán en algunas fiestas cada dos, tres meses. Ahí fue cuando me puse las pilas en cuestión de mezclar, porque estos dos son unas bestias pardas pinchando.


¿Por qué pinchar con vinilos?

Siempre me ha gustado más pinchar con discos. Siempre lo he visto más orgánico, suenan diferentes. El sonido en vinilos tiene otra textura, teniendo un sello de vinilos y cassettes me parece ridículo el pinchar en digital, aunque este año pasado me he puesto las pilas con este formato, así puedo poner cintas o simplemente canciones que no puedo tener en vinilo por su elevado precio o descatalogación.



¿Cómo te consideras como dj?

Soy bastante arrítmico, no me considero muy buen dj. Creo que soy buen selector pero muy normalito a la hora de mezclar. Siempre he tendido al impulso y a aprenderme muy bien las canciones que voy a pinchar. Pinchar con vinilos, ha sido mucho, mucho tiempo de práctica y estudio. Es una de las pocas cosas que me calma la ansiedad.

Para mi pinchar es una forma de relajarme. Me centro en ello y mi cabeza no se dispersa. Es una terapia muy buena.


Como dice James Rohdes, la música te ha salvado la vida en muchas ocasiones.

Sí, es una terapia muy buena, para la depresión o la ansiedad. Es una de las cosas que te levantan el ánimo. No concibo un día sin escuchar música.

Por cierto, he tenido que buscar quién es James Rhodes, jajajajaj, ni puta idea.


¿Pinchando eres muy personal, a qué es debido? ¿Qué valor le das al público en una sesión?

Nunca he pinchado para el público. Siempre he pensado que si te llaman, es por algo. Nunca me he preocupado por el llenazo o las pérdidas de la noche. No me dedico a esto profesionalmente. Lo hago por gusto, y algo por dinero para seguir comprando discos… Mucha gente dice, y tiene razón, de que hay que tener psicología de pista, y hay que ver cómo se mueve, qué quiere, pero eso es algo que no me preocupa demasiado. Desde luego, si vacías la sala, hay un problema, pero nunca se ha dado el caso.


¿Qué es lo que más te gusta a la hora de pinchar?

La sensación de pinchar los temas que te gustan y ver cómo la gente reacciona a ellos con entusiasmo, es un placer muy grande y que pocas veces pasa. Mola que te reconozcan la labor después de pinchar y te digan que les ha molado.


También eres muy ecléctico. ¿No te gusta centrarte en ningún género en específico?

No me gusta centrarme en ningún género en concreto. Soy bastante ecléctico. Del techno me gusta mucho el europeo industrial, el que venía del ebm, con Technodrome y cositas así, nada que ver con el techno de Detroit. También me flipa el electro más minimalista ochentero de rollo holandés y tal. Intento nunca meter dos canciones que tengas la misma base rítmica. Eso me agobia muchísimo cuando oigo una sesión.


Nunca ha habido un techno originario de un sitio u otro.

Exacto, para mi tanto Detroit como Europa se retroalimentaban de sus producciones. De hecho todo el industrial de la época 80’s al fin y al cabo es techno igualmente.


¿Cuándo empezaste a trabajar como promotor?

A través de La Residencia, que es un colectivo donde he pasado un tiempo vinculado, ahí se programaban propuestas más punk, donde al igual se programaban bandas también de electrónica. Esto, sumado a las fiestas en MiniClub me hizo pensar en la idea de proponerme la opción de promotor. Siempre he cubierto gastos, nunca han tenido mucha convocatoria, pero he tenido la opción de traer a Valencia a artistas que admiraba, de Nueva York (Sam de la Rosa, Neud Photo), de Canadá, (Sarin, Human Performance Lab,) Holanda (Roberto Auser) hace poco veyl of light… etc.


¿Este giro de centrarte más en ti, en tus producciones, sello y trabajo personal, viene también por el chasco de lo que supone llevar a cabo la promoción de propuestas diferentes en Valencia?

Cierto, y que seguiré haciendo propuestas, pero ahora me interesa centrarme en este trabajo y llevarlo bien a cabo, ya que en los últimos bolos he acabado un poco quemado.


¿Qué piensas que haría falta para que hubiera más coherencia entre las propuestas, los clubs y el público?

Creo que haría falta que los clubes acogieran propuestas diferentes para todo tipo de públicos. Hay salas que se ciñen a llevar un tipo de programación en concreto, y el problema de ello es que, al final, a fuerza de marcar coto en el tipo de propuesta, haces que el público se haga tonto y solo escuche estilos muy concretos. Hay estilos muy interesantes que pueden hacer muy bien a muchas salas, todo depende de conocerlos y ver cómo funcionan. Y cualquiera que piense que sabe de música y sepa qué estilo es el adecuado, no tiene ni idea, porque la música es inabarcable en cualquiera de los estilos, por muy melómano que se sea. Y si no das oportunidades a gente diferente en las ciudades, al final se acaba generando un bucle infinito donde siempre pinchan los mismos. Y esto no lo digo por pinchar en determinados lugares, y tampoco me apetecería pinchar todos los fines de semana, pero sí que observo que faltan oportunidades a otro tipo de públicos y artistas.


Da la impresión de que en Valencia, toda propuesta diferente está condenada a proyectarse en un Disco - Pub.

Correcto, y en esos lugares no es fácil armar un set en condiciones, tanto por el sonido, la disposición del público y el horario. Pero claro, vivimos en un momento en el que si no dan oportunidades a más gente, las propuestas se limitan. Y si además lo expresas, parece que eres un incomprendido que quiere pinchar en determinados sitios y eso no es así. Lo único que pido es que se dé oportunidad a mucha más gente.

Lo que veo en Valencia, y en España en general, es que hay mucha competitividad entre todos, cuando debería prevalecer el lema valenciano de la germanor, y la germanor en el mundo de los djs, no existe. Sí que la hay entre mucha gente que nos conocemos, pero no a una escala general. Creo que deberíamos apoyarnos mucho los unos con los otros.


¿Crees que faltan ayudas públicas?

En este ayuntamiento no hay una aceptación de que la música es cultura. No se ha mejorado mucho, con el cambio de dirección la verdad. Pero no ocurre solo en Valencia, no es solo un caso aislado a esta ciudad, en el resto de España pasa igual. Cada uno se monta su fiesta como puede y pincha cuando puede. El problema es que esta cultura se mueve por el dinero, y eso es un problema, que todo el mundo se mueve por dinero. Si no eres rentable, no vuelves a los sitios. Eso me ha pasado en salas, que me decían que mi fiesta no llegaba a lo mínimo. Claro, da la impresión así de que si propones algo diferente, te quedas aislado y lo tienes que trabajar el doble. No hay, por tanto, unidad. Solo intereses individuales. Como tampoco es cuestión de ciudades, si no, como he dicho, cultural. Al no considerarlo cultura y no dar ayudas, subvenciones ni nada, es difícil que surjan escenas y movimientos. Y ya no digo a la hora de armar fiestas, simplemente, con montar un sello, que estás creando cultura, y te ves obligado a funcionar en negro, porque poca gente puede permitirse darse de alta de autónomo.


¿Qué propuestas de clubs locales admiras?

No salgo mucho, pero a los sitios que salgo, suele ser Club Gordo, cuya propuesta de no anunciar a los djs, con esa línea humorística, me gusta mucho. Umbral, es un club muy singular y La Peligro es otro lugar muy especial, donde también he programado cosillas. Obviamente también la gente de Hypnotica con los que he colaborado alguna vez y con su nuevo proyecto en Agora club parece que se está asentando todo.


¿En qué proyectos estás centrado?

Ahora voy a centrarme más en la edición del sello discográfico, porque he acabado bastante quemado de la escena en general. Quiero mirar armar algún showcase del sello. Voy a ir poco a poco, viendo la reacción del público, porque no voy a seguir pegándome tortas constantemente. Mi economía no me permite perder 300 euros en un bolo, y el último pasó.

Mi intención es sacar discos con mi sello, sean recopilatorios para poder meter a colegas con otros artistas de más nombre, o hacer tiradas cortas en k7 de cosas que me flipan. Acaba de salir el primer VA con (Sam de la Rosa, Neud Photo, Julio Tornero y una canción mía Lex-Or con mi hermano bilbaíno Go5). Y esta última semana ha salido un cassette de Disco Morato / Gegen Mann - Abandoned Signatures, dos productores rusos que cabalgan entre el EBM, Electro y New Beatechno

Bueno y en mi proyecto en solitario como Lex-Or, muy contento porque acaba de publicarse un ep en Soil Records y una canción en el primer recopilatorio de la revista industrial complexx, aparte de la canción que he mencionado arriba.


¿Qué pretendes con Fill-Lex?

Es una forma de dar a artistas menos conocidos la oportunidad de visibilizarse. Intento editar lo que me gusta, sin más pretensión. En esta me la he jugado y he sacado 300 copias.


¿Cómo surgió?

Cuando salí de Flexidiscos, decidí montarme el sello. La primera vez que monté un sello fue a principios de los dos mil, pero era un sello de metal. La primera edición la saqué muy fuerte de gastos… Pegué una palmada que llega hasta el día de hoy.


¿Cómo funciona Envelope Structure como distribuidora?

No es mía, es de dos colegas. Cuando salí de Flexidiscos, monté Fill-Lex Records. El año pasado empecé a colaborar con ellos. Todo está hecho con mucho amor, se están centrando en multitud de estilos y cogiendo muchísimos sellos amigos para darles voz en España y fuera de ella. Hacen ediciones tanto en vinilo como en cassette (que se realizan aquí), distribuyen mundialmente.

¿Cómo planteas la edición?

En la edición, con el cassette estamos sacando más beneficios que con los discos. Nunca he querido vender solo en digital, siempre me ha interesado publicar en diferentes formatos, tanto en vinilo como en cassette.


¿Podrías definir tu sonido?

Es dependiendo de cada disco, pero no está sólo orientado a la pista. Es más reflexivo, experimental e industrial a bajas revoluciones o altas, pero no es tan fácil para el oído, como el no-disco, house o cosas así.


¿Qué nos podrías contar de la revista Indusrial Complexx?

La revista es una forma de expresar las inquietudes musicales actuales. Se presentó en el festival Volumens en formato físico, y no es solo una revista de música. Hay también entrevistas y artículos de otra gente de que participa en otros campos artísticos, sociales y científicos. Colaboro con Ximo Noguera y Envelope Structure que son los artífices de la misma jejejejej. Pero les tendrás qe hacer una entrevista a ellos ☺


¿A qué es debido tu nombre artístico?

Es mi mote, me ha acompañado desde la adolescencia.


¿Hacia dónde se dirige Orco?

Hacia ninguna parte la verdad, ahora centrado en aprender de mucha gente que estoy conociendo, tanto para hacer música como para pinchar otras cosas, y empezar a plasmar las ideas que tengo en el coco, que no son pocas, pero con la calma, que ya estoy harto de chascos y piñazos jajajajaj


Muchas gracias tocayo


Pd: Aquí te dejo unas cuantas referencias tanto del sello como de mis discos.

Fill​-​Lex Records VA Vol 1

https://fill-lexrecords.bandcamp.com/album/fill-lex-records-va-vol-1


Disco Morato / Gegen Mann - Abandoned Signatures

https://fill-lexrecords.bandcamp.com/album/disco-morato-gegen-mann-abandoned-signatures


Lex-Or (yo)

Canción para el 1º VA de la revista industrial complexx

https://industrialcomplexx.bandcamp.com/track/nsia-viva


Ep para Soil Records

https://dearsoil.bandcamp.com/track/a2-lex-or-acero-az-l

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com

  • unnamed (2)
  • unnamed (4)
  • unnamed (3)
  • Bandcamp-button-bc-circle-black (
  • unnamed (1)
  • unnamed (5)
  • unnamed